Estimado padre, si tu hijo es grosero incluso en el deporte, ¡es tu culpa!

Se vuelve grosero, no nace. Estimado padre, si tu hijo es grosero, solo es tu culpa, porque has fallado en tu tarea, ¡que es educarlo!

 Disculpe si le digo que no debe confundir la rudeza con la vivacidad y si tu hijo se salta la hilera o empuja para ir primero en un juego, no es listo (como usted dice), es un grosero y la causa de esta mala educación eres tú.

Desafortunadamente, este es el prototipo de la sociedad en que vivimos: el mundo de los más listos. Si a los 6-7 años le permites a tu hijo que haga lo que quiere, si lo defiendes cuando es indefendible, si te ríes cuando es grosero, si cuando llora lo confortas inmediatamente, si para silenciarlo le das el teléfono para que juegue o el teléfono inteligente, si lo justificas cuando responde mal a un adulto o un amigo,......... entonces no has entendido nada de lo que significa EDUCAR ni lo que significa respetar al prójimo.

Desafortunadamente, el acoso reina en todas partes, pero no solo en la escuela, está en todas partes, en la calle, en los autobuses, en los oratorios, en los patios, en el gimnasio y si el profesor te llama a la escuela y te dice que tu hijo es un matón, tú Estimado padre, tienes el deber de creerle y remediarlo inmediatamente, ya que no lo ha pensado antes.

No tienes que defenderlo! Y nuevamente, queridos padres, deben tener cuidado con lo que dicen. Si el maestro en la escuela regaña a su hijo o se queja sobre su comportamiento, si el entrenador lo llama al gimnasio al final de un entrenamiento y se queja sobre el comportamiento de tu hijo, no puedes, delante de él, emitir juicios negativos sobre él (entrenador) al comportamiento de quienes representan una institución como la escuela, o de aquellos que representan a una Sociedad Deportiva.

En este sentido, disminuiría la figura del maestro y del entrenador, su hijo se sentirá autorizado a comportarse como deseé y cuando quiera, porque lo defiende directamente usted. No está bien! Si en el gimnasio durante un partido la tribuna insultó al árbitro, su hijo se sentirá autorizado a hacerlo más tarde, si criticas al entrenador porque puso a jugar poco a tu hijo en el partido, él ya no confiará en su entrenador, ya no creerá en sus palabras, perderá la confianza en sus propios medios y se convertirá en un "malhumorado" con todos, criticará constantemente a todos y otros compañeros lo "eliminarán".

Dr. Maurizio Mondoni , coach

Articulo

Hábitos de estudio

  • 1. Disponer de un sitio adecuado para estudiar
  • 2. Establecer un horario de estudio con descansos
  • programados
  • 3. Disponer de los útiles necesarios
  • 4. Tener una postura adecuada
  • 5. Revisar la agenda diariamente
  • 6. Leer las instrucciones antes de empezar
  • 7. Hacer una tarea a la vez
  • 8. Empezar y terminar una actividad
  • 9. Cuidar la calidad y presentación de las tareas
  • 10. Repasar para comprobar que lo hiciste todo bien
  • 11. Guardar cuadernos, libros y útiles dentro de la mochila
Psic. Paola Rampelotto
Depto. de Orientación